//
you're reading...

Climate Change

El Golfo de San Lorenzo es un histórico rompecabezas de oxígeno

Gracias a Luis Pomales Velázquez por su tiempo editando esta publicación en español.

Cada verano, la Escuela Graduada de Oceanografía (GSO, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Rhode Island auspicia estudiantes subgraduados de todo el país para participar en investigaciones oceanográficas. Estos Becarios/as de Investigación Subgraduados en el Verano (SURFOs, por sus siglas en inglés) no solo tienen la oportunidad de trabajar con investigadores de GSO, sino que también han dedicado parte de su tiempo a aprender cómo comunicar esta ciencia al público. Aunque su experiencia de investigación fue virtual este verano, hicieron un trabajo fantástico. Siga leyendo para descubrir qué han estado haciendo y por qué todos deberían estar tan emocionados como ellos por su trabajo.

Adalberto Ubinas Romero es un estudiante de último año en la Universidad de Puerto Rico en Humacao con especialización en biología marina costera. Interesado en la salud de la columna de agua, la patología vegetal y la taxonomía. Aspira a terminar su bachillerato y continuar estudios graduados con el objetivo de obtener un PhD.

— — — — — — —

El Golfo de San Lorenzo es un mar relativamente pequeño, situado entre Terranova y Nueva Escocia, Canadá. El Golfo recibe una constante entrada de agua fresca por parte del Río de San Lorenzo, esto crea el Estuario de San Lorenzo, conocido por ser uno de los sistemas estuarinos más grandes del mundo. La presencia de este sistema estuarino tiene un impacto significativo ya que es el hogar de una diversa gama de especies de grado comercial. Entre ellas figuran el bacalao del Atlántico, los cangrejos de nieve y diferentes tipos de peces platija o lenguados. No sólo esto, sino que el Golfo también es el hogar de especies como la ballena beluga, el delfín de flanco blanco y los cachalotes, lo que añade no sólo su valor económico sino también su importancia biológica.

Un legado de interrogantes

La importancia del Golfo ha sido motivo de amplias investigaciones, principalmente con el propósito de llevar un registro de la salud del golfo y de los factores que podrían afectar a la diversidad biológica y, por consiguiente, a la economía de la zona. De hecho, los registros históricos muestran que se han realizado investigaciones desde los años 1930.

Aquí se observa el planeador llamado “pearldiver” que utilizamos durante el 2019 para obtener la data de nuestro proyecto. Adalberto hizo este gráfico.

Para comprender el estado de una masa de agua, ciertos parámetros son factores clave que debemos tener en cuenta. Estas medidas básicas son: la temperatura, la salinidad, el PH (que nos ayuda a entender cuán ácida o básica es el agua) y el contenido de oxígeno disuelto en el agua. Históricamente, estas mediciones se han tomado desde estaciones fijas o expediciones en barco.

Actualmente el uso de la tecnología se ha convertido en un aliado importante para obtener y registrar esta información. Para nuestro proyecto de investigación hemos implementado el uso de Planeadores Submarinos (gliders) para obtener estos datos. Los planeadores son un tipo de Vehículos Submarinos Autónomos (AUV, por sus siglas en inglés). Estos vehículos toman muestras dependiendo del tipo de sensores que llevan y nos ayudan a obtener una gran cantidad de variables especificas según se deseen observar en el laboratorio. Una de las mayores ventajas de utilizar estos vehículos es el hecho de que los podemos pilotear remotamente para obtener muestreos discretos y/o sostenidos en el área de studio.

Entonces, ¿cuál es el problema con el oxígeno?

En el último siglo el punto focal que ha causado que el Golfo de San Lorenzo se convirtiera en un punto de interés científico es debido a que los niveles de oxígeno de las zonas de aguas profundas son significativamente differente en comparación con el resto de la columna de agua. El agua de estas cuencas profundas se describe como anóxica, lo que significa que tienen niveles de oxígeno peligrosamente bajos. Este fenómeno crea un efecto dominó que podría tener un impacto permanente no sólo en las comunidades de vida silvestre que habitan en esta región sino también en los estilos de vida de quienes dependen del Golfo para sustentar a sus familias, tales como los pescadores, las compañías suplidoras de peces, los restaurantes y hasta los servicios de transportación.

Hay muchos factores que podrían ser las razones de estas zonas de bajo oxígeno, entre ellos se incluyen el cambio climático, las corrientes cálidas de bajo oxígeno que podrían estar agotando el oxígeno existente e incluso las bacterias que pueden usar el oxígeno al decomponer la materia orgánica. Sin embargo, hasta ahora el alcance de esta última razón no se ha estudiado ni entendido completamente.

Esto es un corte transversal de la columna de agua del Golfo tomada por el pearldiver, Es importante notar la coloración roja obscura en el fondo del golf. Esto denota los niveles de oxigenación bajos. Adalberto hizo este gráfico.

Así que, ¿qué estamos haciendo para ayudar a explicar esto?

Este proyecto formó parte de un programa de internado localizado en la Universidad de Rhode Island. Debido a la pandemia del COVID-19, el equipo de trabajo se vio forzado a trabajar a distancia pero gracias a que los datos que estamos utilizando son provistos por el planeador. Esto nos permite aportar no solo al conocimiento científico sino que también al interesante fenómeno que se encuentra en el Golfo de San Lorenzo, Canadá.

El objetivo de nuestra investigación es entender la extensión espacial y temporal de las zonas de bajo oxígeno del Golfo de San Lorenzo. Una vez que se complete el análisis de los datos, se creará una fusión de datos basada en los datos obtenidos de los planeadores, bases de datos existentes y literatura con el fin de desarrollar una línea de tiempo con los eventos pasados de los niveles de oxígeno del Golfo y para entender cómo estos nivelex de oxígeno fluyen, se extienden e impactan otros factores de la zona.

Discussion

No comments yet.

Post a Comment

Instagram

  • by oceanbites 3 weeks ago
    Not all outdoor science is fieldwork. Some of the best days in the lab can be setting up experiments, especially when you get to do it outdoors. It’s an exciting mix of problem solving, precision, preparation, and teamwork. Here is
  • by oceanbites 2 months ago
    Being on a research cruise is a unique experience with the open water, 12-hour working shifts, and close quarters, but there are some familiar practices too. Here Diana is filtering seawater to gather chlorophyll for analysis, the same process on
  • by oceanbites 3 months ago
    This week for  #WriterWednesday  on  #oceanbites  we are featuring Hannah Collins  @hannahh_irene  Hannah works with marine suspension feeding bivalves and microplastics, investigating whether ingesting microplastics causes changes to the gut microbial community or gut tissues. She hopes to keep working
  • by oceanbites 3 months ago
    Leveling up - did you know that crabs have a larval phase? These are both porcelain crabs, but the one on the right is the earlier stage. It’s massive spine makes it both difficult to eat and quite conspicuous in
  • by oceanbites 3 months ago
    This week for  #WriterWednesday  on  #Oceanbites  we are featuring Cierra Braga. Cierra works ultraviolet c (UVC) to discover how this light can be used to combat biofouling, or the growth of living things, on the hulls of ships. Here, you
  • by oceanbites 3 months ago
    This week for  #WriterWednesday  at  #Oceanbites  we are featuring Elena Gadoutsis  @haysailor  These photos feature her “favorite marine research so far: From surveying tropical coral reefs, photographing dolphins and whales, and growing my own algae to expose it to different
  • by oceanbites 4 months ago
    This week for  #WriterWednesday  on Oceanbites we are featuring Eliza Oldach. According to Ellie, “I study coastal communities, and try to understand the policies and decisions and interactions and adaptations that communities use to navigate an ever-changing world. Most of
  • by oceanbites 4 months ago
    This week for  #WriterWednesday  at  #Oceanbites  we are featuring Jiwoon Park with a little photographic help from Ryan Tabata at the University of Hawaii. When asked about her research, Jiwoon wrote “Just like we need vitamins and minerals to stay
  • by oceanbites 5 months ago
    This week for  #WriterWednesday  on  #Oceanbites  we are featuring  @riley_henning  According to Riley, ”I am interested in studying small things that make a big impact in the ocean. Right now for my master's research at the University of San Diego,
  • by oceanbites 5 months ago
    This week for  #WriterWednesday  at  #Oceanbites  we are featuring Gabby Stedman. Gabby is interested in interested in understanding how many species of small-bodied animals there are in the deep-sea and where they live so we can better protect them from
  • by oceanbites 5 months ago
    This week for  #WriterWednesday  at  #Oceanbites  we are featuring Shawn Wang! Shawn is “an oceanographer that studies ocean conditions of the past. I use everything from microfossils to complex computer models to understand how climate has changed in the past
  • by oceanbites 5 months ago
    Today we are highlighting some of our awesome new authors for  #WriterWednesday  Today we have Daniel Speer! He says, “I am driven to investigate the interface of biology, chemistry, and physics, asking questions about how organisms or biological systems respond
  • by oceanbites 6 months ago
    Here at Oceanbites we love long-term datasets. So much happens in the ocean that sometimes it can be hard to tell if a trend is a part of a natural cycle or actually an anomaly, but as we gather more
  • by oceanbites 6 months ago
    Have you ever seen a lobster molt? Because lobsters have exoskeletons, every time they grow they have to climb out of their old shell, leaving them soft and vulnerable for a few days until their new shell hardens. Young, small
  • by oceanbites 7 months ago
    A lot of zooplankton are translucent, making it much easier to hide from predators. This juvenile mantis shrimp was almost impossible to spot floating in the water, but under a dissecting scope it’s features really come into view. See the
  • by oceanbites 7 months ago
    This is a clump of Dead Man’s Fingers, scientific name Codium fragile. It’s native to the Pacific Ocean and is invasive where I found it on the east coast of the US. It’s a bit velvety, and the coolest thing
  • by oceanbites 8 months ago
    You’ve probably heard of jellyfish, but have you heard of salps? These gelatinous sea creatures band together to form long chains, but they can also fall apart and will wash up onshore like tiny gemstones that squish. Have you seen
  • by oceanbites 9 months ago
    Check out what’s happening on a cool summer research cruise! On the  #neslter  summer transect cruise, we deployed a tow sled called the In Situ Icthyoplankton Imaging System. This can take pictures of gelatinous zooplankton (like jellyfish) that would be
  • by oceanbites 9 months ago
    Did you know horseshoe crabs have more than just two eyes? In these juveniles you can see another set in the middle of the shell. Check out our website to learn about some awesome horseshoe crab research.  #oceanbites   #plankton   #horseshoecrabs 
  • by oceanbites 9 months ago
    Feeling a bit flattened by the week? So are these summer flounder larvae. Fun fact: flounder larvae start out with their eyes set like normal fish, but as they grow one of their eyes migrates to meet the other and
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com