//
you're reading...

En Espanol

“Semana de los tiburones”: ¿Buena o mala?

Translated by Sandra Schleier, Original Post by Derrick Alcott

 Artículos:

Myrick, JG and Evans, SD. 2014. Do PSAs take a bite out of shark week?:The effects of juxtaposing environmental messages with violent images of shark attacks. Science Communication, 36(5): 544-569.

O’Bryhim, JR and Parsons, ECM. 2015. Increased knowledge about sharks increases public concern about their conservation. Marine Policy, 56: 43-47.

Figura 1 – El gran Tiburón Blanco, la estrella de la Semana de los Tiburones en el canal de Discovery

Figura 1 – El gran Tiburón Blanco, la estrella de la Semana de los Tiburones en el canal de Discovery

‘Semana de los tiburones’ – El pináculo de la televisión en verano

La semana de los tiburones en el canal de televisión Discovery es uno de los eventos en televisión de verano más anticipados cada año. Desde sus comienzos en 1988, ha crecido en popularidad para convertirse en uno de los eventos de televisión de verano más vistos alrededor del mundo. A pesar de que la Semana de Tiburones se enfocaba inicialmente en la conservación y educación de los tiburones, hemos visto un cambio en la programación hacia una enfocada en el entretenimiento. En los recientes años, la Semana de los Tiburones ha comenzado a enseñar más cortometrajes de ataques violentos de tiburones (o recreaciones violentas de los ataques). Muchos científicos y conservacionistas creen que dicho despliegue publicitario sobre los ataques violentos (que en realidad son raros) está contribuyendo al aumento en miedo de tiburones del público general. Además, este miedo injustificado hacia los tiburones crea una enorme barrera que previene la conservación efectiva de los mismos, aun cuando las poblaciones de tiburones están disminuyendo y el 25% son especies que están amenazadas, en peligro o en peligro de extinción.

Estudiando la influencia de la Semana de los Tiburones

Al momento solo hay dos estudios que se dirigen al impacto que tiene la Semana de los Tiburones en la percepción del público en general. El primero, por Myrick y Evans, condujeron una encuesta de sobre 500 personas donde comparaban las respuestas de los espectadores sobre el contenido de la Semana de los Tiburones vs anuncios de educación pública creada por organizaciones ambientalistas. Los participantes observaron un video de 3 minutos de la Semana de los Tiburones que contenía ataques violentos y reacciones dramatizadas de ataques violentos de tiburones. Seguido a esto, se realizaron anuncios de educación pública dados por una celebridad, dados por una persona no-celebridad y un comercial de control de atención sin relación. Otros estudios han revelado que si una celebridad endosa mensajes, estos son más efectivos e incrementan el apoyo de asuntos tales como la prevención de HIV/AIDs y dejar de fumar entre otros. Esto inspiró la investigación a que el uso de celebridades endosando la conservación de los tiburones es una estrategia útil hacia el aumento de acción. Por último, los autores trataron de mostrar que si los anuncios de educación pública pudieran seguir el ejemplo de la representación violenta de los tiburones en la Semana de los Tiburones y presentar información científica en forma de drama pudiesen obtener mayores resultados de interés del público ya que estarían apelando a su interés de entretenimiento.

El segundo estudio de O’Bryhim y Parsons, condujeron encuestas en persona a 186 individuos para saber su conocimiento previo sobre tiburones y si esto está correlacionado o no con la actitud hacia la conservación de los tiburones. Los participantes respondieron a una serie de preguntas sobre la biología de los tiburones para determinar su conocimiento sobre los tiburones, así como también conocimiento obtenido en esta información. A los participantes se les preguntó; ¿Cómo se sentían acerca de la importancia y necesidad de la conservación de los tiburones?

 Que conocemos sobre el punto de vista del público hacia los tiburones por el impacto de la Semana de los Tiburones

Varios factores contribuyen a las creencias que una persona tiene hacia ciertas cosas, incluyendo experiencias personales, edad, nivel de educación, cultura, políticas, donde la información era derivada y así sucesivamente. Además muchos de estos factores interactúan unos con otros, creando una compleja colección de variables resultando así en las creencias de las personas. Esto hace que se estudie cuáles factores influencian las actitudes de las personas hacia una conservación más compleja de los tiburones. Sin embargo estos dos estudios son unos primeros pasos valiosos para identificar los factores que contribuyen a la percepción de los tiburones por el público general.

Por ejemplo, en ambos estudios, la información demográfica como edad, sexo y nivel de educación tiene poca o ninguna relación con el conocimiento u opiniones sobre los tiburones. El estudio de Myrick y Evans encontró que ver videos de ataques violentos de tiburones causan que una persona sobreestime su riesgo a ser  víctima de ataque por parte de un tiburón, comparada con aquellos que no ven videos de ataques violentos de tiburones. Estos hallazgos van en acuerdo con otros estudios que han encontrado que las personas que ven dramas de criminalidad en la televisión tienden a sobreestimar su riesgo de ser una víctima durante un crimen. En adición, encontraron que recreaciones dramatizadas de ataques de Tiburón tenían el mismo efecto que el cortometraje original y que cuando eran expuestos a mensajes de seguridad pública por celebridades y no-celebridades, el efecto no se contrarrestaban. Este estudio demuestra que un cortometraje promoviendo el valor de la conservación de los tiburones no es suficiente para sobre apoderar nuestro miedo en respuesta a los ataques de Tiburón. Esta información refleja el potencial de la semana de los tiburones a persuadir la opinión de los tiburones del público de manera negativa.

O’Bryhim and Parsons, por otro lado, encontraron que el aumento en conocimiento sobre los tiburones está correlacionado al aumento de acción a favor de la conservación de los tiburones. Interesantemente, los participantes que ya habían observado la semana de los tiburones (31.2%) eran más inclinados a creer que la conservación de tiburones era más urgente que aquellos que no habían visto la semana de los tiburones (19.6%). Además, las personas que obtuvieron mayor puntuación en su conocimiento sobre tiburones habían visto la semana de los tiburones en años anteriores. Estos hallazgos demuestran el potencial de una programación educativa de alta calidad sobre los tiburones para aumentar el conocimiento y acción para la conservación de los tiburones.

El papel de la Semana de los Tiburones y el papel de los espectadores durante la Semana de los Tiburones

Si eres un seguidor de la Semana de los Tiburones, es probable que hayas escuchado sobre la reacción a la programación del 2013 y 2014. Durante ese tiempo, la semana de los tiburones se hundió a niveles bajos con la publicación de varios documentales y cortometrajes ficticios donde los actores fueron pagados para hacerse pasar por científicos contribuyendo información falsa y mitos. La semana de los tiburones del 2013 comenzó con uno de los documentales más criticados “El Megalodón: El Tiburón monstruo vive”. Este video rompió el récord de la programación más vista en la historia de la Semana de los tiburones. Y fue todo una gran y decepcionante mentira. Contrario al título, El Megalodón no está vivo. Esta especie ha estado extinta ya hace mas de 2 millones de años. Sin embargo, no sólo engañaron a los espectadores en pensar que existe un Tiburón así de grande en el océano pero mas haya insinuó que los tiburones son violentos basados en que durante todo el documental, un bote recreacional se había desaparecido en la costa de África del Sur y era probable que había sido atacado por el Megalodón. Por otro lado, también enseñaron metraje que aparentaba  como si los investigadores hubiesen sidos atacados por el Megalodón pero lograron escapar sin evidencia del animal. Existen numerosos ejemplos de falsedades y exageraciones que se han formulado, en ocasiones a cuesta de científicos legítimos.

La comunidad de conservacionistas y científicos están actualmente luchando contra este tipo de programación y criticando al canal de Discovery por dicho movimiento. Las buenas noticias son que el canal de Discovery han escuchado. El Nuevo Presidente del canal ha prometido públicamente que no incluirá documentales ficticios durante las programaciones de la semana de los tiburones y el 2015 mostró grandes mejoras desde el 2013-14. Yo pienso ver la Semana de los Tiburones con las esperanzas de ver investigaciones de calidad científica sobre todas las especies de tiburones que reporten (no solo los tiburones blancos) con la mínima distorsión de la realidad. Vamos a estar claro, el canal de Discovery está en el negocio del entretenimiento. Depende de los espectadores demostrar la calidad educativa en el entretenimiento sobre tiburones fascinantes y la falta de interés de ver cortometrajes que escondan la verdad.

 

Hola mi nombre es Sandra Schleier. Soy estudiante de maestría en la Universidad de Rhode Island estudiando la restauración de corales en el Caribe. Actualmente soy la traductora del inglés al español de Ocean Bites con la meta de expandir nuestro alcance a los públicos que hablan español. Me encanta bucear, viajar y tomar fotos.

Hello my name is Sandra Schleier. I am a Master’s student at the University of Rhode Island studying coral restoration in the Caribbean. I am currently the english to spanish translator at Ocean Bites with the goal of expanding our reach to a spanish-speaking audience. I love to dive, travel, and take pictures!

Discussion

No comments yet.

Talk to us!

oceanbites photostream

Subscribe to oceanbites

@oceanbites on Twitter