//
you're reading...

En Espanol

Los microplásticos desmitificados: Un resumen de como los plásticos diminutos actuan cuando se transfieren los contaminantes.

Translated by Sandra Schleier, Original Post By ANNA ROBUCK

Articulo: Lohmann, R. Microplastics Are Not Important for the Cycling and Bioaccumulation of Organic Pollutants in the Oceans—but Should Microplastics Be Considered POPs Themselves? 2017. Integrated Environmental Assessment and Management 13, 460-465. DOI: 10.1002/ieam.1914

 El plástico no es tan fantástico

El desarrollo del plástico revolucionó el diario vivir. Le debemos de manera bien grande nuestro estilo de vida con todas sus comodidades a estos polímeros; son comúnmente utilizados en la medicina, la manufactura, transportación, artículos de la casa y esencialmente todo equipo moderno. Sin embargo, la pobre eliminación de los desechos plásticos y la proliferación de productos plásticos de un solo uso ha llevado a un gran problema de contaminación en el océano. Un estudio, del 2014, basado en las observaciones tomadas de un crucero de investigación por cinco cuencas oceanográficas estimó que el mar contiene sobre 269,000 toneladas de plástico flotando. Estimados más reciente calculan ese estimado ser más alto y sugieren que los microplásticos solos pesan de 102-260 toneladas. Los microplásticos son esos pedazos diminutos de plástico, típicamente de menos de 5 milimetros de largo, que terminan en el océano o los Grandes Lagos.

Los microplásticos son pequeños pero significantes; son la forma más abundante de la contaminación de plástico en los sistemas acuáticos. Aquí, los microplásticos son mostrados mezclados con granos de arena en el Noroeste de las Islas Hawaianas. Crédito de Imagen: NOAA

Los microplásticos se encuentran como exfoliantes en productos de cuidado personal como la pasta y jabón de cara, luego de su uso, los micro plástico llegan al mundo acuático vía desagües. O los mismos se pueden formar en el océano mientras los pedazos más grandes se van rompiendo progresivamente en pedazos pequeños al estar expuestos a los elementos de la costa y el mar abierto. Las criaturas del océano que se alimentan de estos platicos diminutos sufren de efectos físicos directos como la inhibición de digestión, excreta u otras funciones corporales; los pedazos grandes de plásticos por lo general enredan a los organismos marinos, limitando su movimiento y muchas veces ahogándolos. Pero aún no conocemos claramente los impactos químicos de lo micro plásticos. Investigadores han sugerido que una vez que estos plásticos entran al ambiente atraen contaminantes orgánicos que persisten (Persisten Organic Pollutants or POPs) en la naturaleza como las pesticidas o los Policloruro de bifenilo (PCB) que suministran una alta dosis de estos contaminantes en cada organismo que se los come, llevando a aumentos en la concentración de POPs en los organismos que se alimentan de los plásticos. No está claro, si esta hipótesis es apoyada en situaciones de vida real dado que el estudio de los micro plásticos del océano está en pañales.

¿Cuál es la historia sobre los microplásticos y los POPs?

Rainer Lohmann, un profesor en la Escuela Graduada de Oceanografía de la Universidad de Rhode Island, decidió copilar toda la evidencia relacionada a como los micro plásticos entran POPs a las cadenas alimenticias marinas. Lohmann documentó evidencia en la literatura de estudios observacionales y experimentales y reconstruyó una imagen más cohesiva describiendo como los micro plásticos interactúan con los POPs y que significa para las cadenas alimenticias marinas. Lohmann buscaba contestar las siguientes preguntas:

  1. ¿Los microplásticos absorben los POPs en el ambiente marino?
  2. ¿Juegan los microplásticos un rol en el ciclo de POPs global?
  3. ¿Cuánto verdaderamente contribuyen los microplásticos a la introducción de POPs en las cadenas alimenticias marinas comparado con otros procesos de introducción de POPs?
  4. ¿Deberían los microplásticos mismos ser llamados POPs?

Aclarando las cosas a la par de la ciencia

Lohmann sugiere que la evidencia recopilada acepta y apoya la idea que los micro plastivos acumulan altas concentraciones de POPs; esto hace mucho sentido dado las propiedades químicas de muchos POPs. Muchas de las moléculas POPs son hidrofóbicas, quiérase decir que no se disuelven en agua y prefieren estar asociadas a la materia solida como el tejido animal o sedimento. Por tanto, cuando en el ambiente marino, muchos POPs escogen acumularse en plástico y micro plásticos que permanecer en el agua.

Lohmann también señala que los micro plásticos probablemente no juegan un rol significante en el ciclo de los POPs en aguas oceánicas, en parte porque hay mucha más agua y materia viva absorbiendo los POPs que plástico, aun cuando la contaminación de plástico es un problema.

 

POPs viajan a ambiente costeros y mar abierto y su transición es diferente entre el aire, agua y materia viva como es sugerido encima. La masa de los microplásticos es diminuta comparada al agua y la materia viva, lo cual significa que, aunque atrae POPs, no juega un rol grande en el ciclo de POPs en general, imagen encima. Imagen: bofep.org

 

Lohmann cita modelos que sugieren que los microplásticos solo absorben un 0.0001% de la masa total de los POPs contenidos en el océano. Esos POPs que son absorbidos son liberados nuevamente al ciclo de POPs lentamente, lo cual significa que los micro plásticos no son grandes jugadores en el ciclo de POPs en general.

Quizás más importante, Lohmann determinó que los microplásticos no juegan un rol significativo en añadir POPs en las cadenas alimenticias marinas. La evidencia sugiere que los peces y los plásticos en cualquier ambiente tienen el mismo potencial de absorber POPs, lo cual significa que los micro plásticos tienen más o menos cantidades similares de POPs comparado a un pez del mismo ambiente. En otras palabras, los microplásticos no contienen concentraciones extras de POPs para transferir al pez del mismo ambiente o la cadena alimenticia en general. Lohmann también señala que los experimentos de laboratorio demuestran que la transferencia eficiente de POPs en animales muchas veces envuelve pedazos de plástico con dosis de concentraciones de POPs sumamente e inusualmente altas; esto no quiere decir que los POPs se mueven de los microplásticos a los animales en condiciones reales. La evidencia si sugiere que los microplásticos pueden transferir POPs en los animales que no se encuentran en el ambiente, mayormente compuestos como retardadores de llama específicos que son añadidos al plástico durante el proceso de producción.

Lohmann concluye su investigación sugiriendo que el manejo de los microplásticos puede ser hecho mucho más fácil si se añaden como POPs bajo la Convención de Stockholm. La Convención de Stockholm es un tratado internacional que regula el uso y producción de substancias químicas que persisten en el ambiente y pueden ser dañinos a criaturas vivas. El tratado gobierna los POPs tradicionales que pueden ser identificados con estructuras moleculares particulares. Pero si lo términos fuesen a ser expandidos para incluir a los microplásticos, podrían ser regulados, monitoreados  y su impacto reducido a través del océano con mayor facilidad.

Entonces, ¿Los microplásticos importan?

Si, los microplásticos sí importan. Lohmann aclara la manera en que los micro plásticos y los POPs interactúan estableciendo que los microplásticos no actúan como vectores importantes para que los POPs entren o se acumulen desproporcionadamente en las cadenas alimentarias marinas. Organismos marinos y los micro plásticos en los ambientes marinos están ambos contaminados de igual cantidad con POPs, por tanto, los POPs no están absorbiendo grandes cantidades de POPs y transfiriéndolos a animales no contaminados. Los animales ganan la mayor parte de su carga de POP de su dieta y el ambiente que los rodea como siempre ha sido creído.

Criaturas marinas, desde invertebrados diminutos a mamíferos marinos gigantes, ingieren plástico y sufren de efectos físicos y químicos como resultado. Aquí los microplásticos se pueden observar en azul dentro de un copépodo, un tipo de zooplancton. Imagen: Matthew Cole, ICES CIEM

 

Pero Lohmann lo hace claro que los microplásticos son un problema serio; ellos aún pueden contribuir químicos aditivos del plástico que no son encontrados en el ambiente a las cadenas alimenticias mientras causan efectos físicos significantes (pero desconocidos) en los animales que los ingieren. La sugerencia de Lohmann de regular los microplásticos bajo la Convención de Stolkholm puede ser una excelente idea. Actualmente, el manejo de plástico en los océanos es como el Oeste Salvaje (Wild Wild West), con pocas regulaciones existentes previniendo o trabajando para combatir la contaminación de los microplásticos. La preocupación por la acción internacional es la solución para mantener los micro plásticos fuera del ambiente marino, beneficiando todo humano y organismos marinos.

Hola mi nombre es Sandra Schleier. Soy graduada de la Universidad de Rhode Island con una Maestría enfocada en la restauración de corales en el Caribe. Actualmente soy la traductora del inglés al español de Ocean Bites con la meta de expandir nuestro alcance a los públicos que hablan español. Me encanta bucear, viajar y tomar fotos.

Hello my name is Sandra Schleier. I am a Master’s graduate from the University of Rhode Island. My research focused on coral restoration in the Caribbean. I am currently the english to spanish translator at Ocean Bites with the goal of expanding our reach to a spanish-speaking audience. I love to dive, travel, and take pictures!

Discussion

No comments yet.

Talk to us!

Subscribe to oceanbites

@oceanbites on Twitter

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
%d bloggers like this: